Cuando hablamos sobre el Servicio de Bebidas, específicamente el Servicio del Vino hay un concepto que siempre hay que recordar: El Contenido determina la Forma.  Este concepto se refiere al uso de la Copa adecuada y la forma en que el vino revela sus cualidades e influye en nuestra percepción. Sin duda, es uno de los instrumentos más importantes para poder distinguir mejor las características del vino.

¿Pero cómo escoger la copa adecuada? ¿Qué debemos de considerar?

Lo principal a considerar es lo siguiente: el material, forma, tamaño y grosor de nuestra copa.

¿Cristal o Vidrio?

Primero lo primero..aunque son muchas las formas y tipos de copas que podemos utilizar lo más importante es que sean de cristal, que el grosor de sus paredes sea uniforme, que tenga una transparencia absoluta y que sea incoloro.

Sabemos poco sobre la diferencia entre el vidrio y el cristal, es dado que el cristal es mucho más frágil y delicado mientras el vidrio es más grueso y menos brillante. El Vidrio es un sólido duro, fragil y transparente que se obtiene por la fusion de arena silicate con potasa y es moldeable a altas temperaturas. En el caso del Cristal, es un vidrio que usa para su elaboración óxido de plomo en un porcentaje determinado para lograr cualidades de transparencia, claridad y sonido. Estas cualidades del Cristal permiten apreciar mejor los vinos y trabajarlos en la copa. Además el cristal es más poroso que el vidrio permitiéndonos romper moléculas de aroma en el vino y apreciar más sus aromas.

¿Forma?

Aquí retomamos nuestro concepto de “El Contenido determina la Forma” en donde la forma de la copa determinará la manera en que el vino entrará a nuestra boca y se dirigirá a un punto específico de nuestra lengua. Una copa más ancha ayudará a que el vino entre en forma de círculo a nuestra boca y se concentre en el centro de la lengua, mientras que una flauta o copa para vinos espumosos o champagne dirigirá el contenido directamentehacia nuestra garganta buscando refrescarnos.

¿Tamaño?

¿Porqué es importante el tamaño de nuestra copa? Es simple, el tamaño de la copa potencia los aromas del vino. Procuremos escoger una copa que permita al vino respirar para que desprenda sus aromas y nosotros podamos apreciarlos. Se aconseja utilizar copas con cáliz o globo grande para vinos con mayor contenido alcohólico.

¿Grosor?

Es importante que la copa tenga el mismo grosor en todo el cáliz o globo, esto permitirá una comunicación más cercana y directa con el vino, además de permitirnos apreciar el color de vino con mucha más nitidez y claridad. Recuerda que tu copa es el vehículo que llevará al vino a tu boca, no solamente es importante saber cómo escoger una copa, sino cómo cuidar de ellas. Recomiendo que tras de su uso las laves con agua tibia, no utilices detergentes ni jabones, recuerda que el crista les poroso y puede alojar restos de estos elementos. Déjalas escurrir boca abajo, un tip para abrillantar tus copas, es pasarlas por encima de vapor de agua hirviendo (usa una teterá, funcionan muy bien) y posteriormente pulirlas con un paño de lino sin hacer girar la copa por la base, descansa el cáliz o globo en tu mano y con el paño frota el exterior e interior. Guarda tus copas en un lugar sin olores, y antes de servir un vino conviene envinarlas, virtiendo un poco del mismo vino que servirás para hacer desaparecer posibles malos olores. Existen ya en el Mercado muchas opciones de empresas que venden copas de cristal, te invito a que te sumergas en este mundo maravilloso y conozcas más sobre su producción, los diferentes modelos que existen para cada tipo de vino y los diseños que cada vez son más audaces sin olvidar lo más importante, ayudarte a disfrutar tu vino al máximo.

Salud y nos leemos pronto!

Angelica

Comment